sábado, 23 de septiembre de 2006

Metztli

Continuando con las descripciones de las antiguas tradiciones lunares, considerando en 1er lugar las culturas prehispanicas, continuamos con la descripcion de Metztli, la que le da nombre a este Blog; como ya antes se habia dicho la Luna para las culturas del centro de Mexico fue importante en este caso Metztli al parecer fue una diosa para los otomies, y cuando los Mexicas se asentaron en el centro del pais la adoptaron y se origino una especie de sincretismo.

La Luna, la reina de la noche, no pudo pasar desapercibida a los antiguos mexicanos. Su representación en los códices tanto en forma realista como a través de deidades es abundante. En el libro "Arqueoastronomía en la América Antigua", Jesús Galindo hace notar la importancia que tuvo la Luna para algunas culturas mesoaméricanas.
El autor cuenta que el pueblo otomí, del que se dice que cuando llegó al Altiplano Mexicano no tenían ningunos ídolos ni adoraban cosa alguna; sólo miraban al cielo. Como observadores de la Luna, los otomíes erigieron en Metztitlan, que quiere decir lugar de la Luna, un importante santuario y la consideraran su deidad principal. La llamaban Madre Vieja ya que era la madre creadora de los otomíes y representaba a la Luna y a la Tierra a la vez. Su consorte, el Padre Viejo, era el dios del fuego. Las crónicas del S. XVI cuentan que los otomíes contaban los meses por las lunas, de luna nueva a luna nueva. Daban a cada mes treinta días.

Para los Mexicas la Luna, llamada Metztli, era también una deidad importante. Jesús Galindo explica que existe la versión de que el pueblo Mexica recibe su nombre precisamente de la Luna ya que su dios tribal principal, Huitzilopochtli, fue identificado con la Luna y hace referencia a uno de los crónistas de la conquista: "Y solo después los llamaron correctamente mexica, ya no los juzgaron comedores de mastuerzo, sólo mexicas mexitin [...]".

Parece ser que los habitantes de Mesoamérica se ocuparon primero de la observación de la Luna que de la del Sol y desarrollaron una cuenta de la Luna llamada Metztlapohualli. La observación lunar fue además una actividad importante para diversas aplicaciones no solo de tipo caléndaricas sino rituales y hasta prácticas como la siembra y la cosecha. Tanto los eclipses como el paso de los cometas y otros eventos que se pueden observar en el cielo nocturno tenían connotaciones de catástrofe, por ejemplo se creía que cuando había un eclipse las mujeres embarazadas temían abortar o que el niño que esperaban naciera con algún defecto. En el caso de los eclipses solares se utilizaba la obsidiana para proteger a la embarazada; para hacerlo se ponía un pedazo de obsidiana en la boca o en vientre.

En otra ocasion hablaremos del conejo en la Luna y su origen...

No hay comentarios.: