viernes, 2 de marzo de 2007

Mitología de los eclipses de Sol y Luna

India

En la India la Luna era un copa que contenía amrita, el elixir de la inmortalidad que bebían los dioses. Cuando los Dioses consiguieron por primera vez amrita batiendo océanos de leche, Raho un demonio monstruoso robó el primer sorbo. Vishnú, dios supremo entro en cólera y corto la cabeza del demonio.

Esta cabeza vagabundeando por el cielo comenzó a perseguir a la Luna, desde entonces se produce un eclipse de Luna cada vez que la cabeza alcanza a la Luna y la devora, al no tener cuerpo al cabo de un rato la Luna vuelve a salir por el cuello mutilado de Raho recuperando su brillo.

China

En China los eclipses se producían cuando un dragón celestial se comía al Sol o la Luna. Para ahuyentar al dragón la gente salía a las calles y gritaba al dragón amenazándolo con aperos de labranza para que dejara en paz a los astros.

En Corea

Los coreanos creían que los eclipses eran intentos del rey de la oscuridad Ganas Nara por robar el Sol o la Luna. Este rey malvado enviaba a sus perros para que se llevaran los astros, pero estos se quemaban al cogerlos con la boca y los volvían a dejar donde estaban.

En Egipto

En Egipto al ver un eclipse veían un confrontación entre Set y Horus, Set arrancaba uno de los ojos de Horus durante la pelea (ojos que eran el Sol o la Luna) y se lo tragaba. La devolución de la luz provenía de la intervención divina de Ra que deshacía el entuerto con su poder supremo y devolvía los ojos a Horus.

Los Esquimales

Los esquimales creen que los eclipses se deben a enfermedades del Sol o la Luna, por lo que evitan salir al exterior durante un eclipse para evitar contagiarse del mal que perturba los astros.

En México
Los mayas veían en el eclipse la dualidad del dios jaguar Kinich Ahua, dios del día y de la noche, de la vida y de la muerte. Las mujeres evitaban que los eclipses solares dañaran a sus bebés colocando un trozo de obsidiana sobra la barriga o en la boca.

En Los Andes
Lejos de sentir temor, los incas festejaban la llegada de un eclipse.
Zuhé, llamado también Bochica, era el sol; principal deidad en el culto religioso de los Chibchas. Chía era la luna, consorte de Zuhé. Quizás la luna y el sol resultaron enojados y Chía la divina consorte de Zuhé, con su carácter díscolo, quiso en un arrebato de ira, opacar a la máxima deidad Chibcha.

Podría ser esta, una manera de representar el fenómeno de los eclipses, desde la cultura Muisca o Chibcha, conociendo la importancia que le otorgaban a ciertos cuerpos celestes como el sol y la luna pues eran para ellos sus dioses.


Technorati tags: , , .

3 comentarios:

Anónimo dijo...

wow k interesantee O.O
la luna y sus misterios =)
buen blog

Anónimo dijo...

Que es obsidiana?

Anónimo dijo...

Obsidiana es una piedra negra que parece como cristal casi siempre puntiagudas