martes, 14 de noviembre de 2006

Joan Miro

joan miro muro de luna
La Pared de la Luna,(1958)
(7.50 x 2.20 m)
Joan Miró & Josep Llorens Artigas.
UNESCO



Joan Miró

Pintor español cuyas obras recogen motivos extraídos del reino de la memoria y el subconsciente con gran fantasía e imaginación, y que se hallan entre las más originales del siglo XX.

Miró nació el 20 de abril de 1893 en Barcelona y allí estudió en la Escuela de Bellas Artes y en la Academia Galí. Su obra anterior a 1920 muestra una amplia gama de influencias, entre las que se cuentan los brillantes colores de los fauvistas, las formas fragmentadas del cubismo y las bidimensionales de los frescos románicos catalanes. En 1920 se trasladó a París, encontrándose con Pablo Picasso, donde, bajo la influencia de los poetas y escritores surrealistas, fue madurando su estilo.

Miró arranca de la memoria, de la fantasía y de lo irracional para crear obras que son transposiciones visuales de la poesía surrealista. Estas visiones oníricas, como El campesino catalán de la guitarra (Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid), El carnaval del arlequín (1925, Galería Albright-Knox, Buffalo) o Interior holandés (1928, Museo de Arte Moderno, Nueva York), a menudo comportan una visión humorística o fantástica, conteniendo imágenes distorsionadas de animales jugando, formas orgánicas retorcidas o extrañas construcciones geométricas.

Las composiciones de estas obras se organizan sobre neutros fondos planos y están pintadas con una gama limitada de colores brillantes, especialmente azul, rojo, amarillo, verde y negro. En ellas se disponen sobre el lienzo, como de modo arbitrario, siluetas de amebas amorfas alternando con líneas bastante acentuadas, puntos, rizos o plumas.

Las creaciones que han tenido una mayor trascendencia, junto con su obra pictórica, son sus esculturas cerámicas, entre las que destacan los grandes murales cerámicos La pared de la Luna y La pared del Sol (1957-1959) para el edificio de la UNESCO en París y el mural del Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid. En la actualidad su producción puede contemplarse en la Fundación Joan Miró en Barcelona, inaugurada en 1975, así como en los principales museos de arte contemporáneo de todo el mundo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

porque nunca nadie opina del arte???
que nos pasa y aparte este hombre surrealista y meramente imaginativo con aires de fantasia y sueño, muy bueno, hay q cultivarnos un poco mas

Anónimo dijo...

por q nadie puede opinar sobre el arte mientras no sea un artista...
nadie q no sea artista sabe q significan estas obras...
pero sho se q este personaje es un k-po

Anónimo dijo...

No hace falta ser un artista para opinar sobre una obra de arte. Alcanza con tener cierta sensibilidad y un poco de buen gusto.
Miró fue realmente innovador; sus obras hablan de un plástico creativo, que supo usar la trasposición de estilos. Sencillamente me gusta, hay impronta de siglo XX en él.